Un niño

Hace años había un niño que soñaba con volar como las aves, que veía la inmensidad del mundo, que creía lo que los demás decían, que hablaba sin pensar en otra cosa que no fuera su pensamiento… hace años había un niño que soñaba que de mayor haría grandes cosas, viajaría por todo el planeta, conocería mucha gente, ayudaría a quienes lo necesitaran…  y ese niño fue creciendo y voló en un gran pájaro de acero; observó que el mundo era mucho más pequeño de lo que parecía; se dio cuenta de que la gente que más hablaba era la que más tenía que callar; le costó darse cuenta de que al hablar debía prestar más atención a la reacción de los demás que a sus propias ideas; aprendió que hacer grandes cosas estaba reservado exclusivamente a gente importante; sintió en sus carnes que conocer a mucha gente no iba a ser tan positivo ni enriquecedor y agachó su cabeza al ver que ayudar a los demás solía significar hacer exclusivamente lo que otros querían.

Hace años un niño levantó su cabeza una noche de verano para poder observar la luna con los prismáticos de caza de su padre, y descubrió un mundo mágico que noche tras noche le susurraba que aunque creciera, no sería capaz de observarlo sino con los ojos inocentes de esa infancia donde todo es posible.

Hace días, ese niño escuchó el susurro de la luna y se percató de que al mirar las estrellas, no las miraba él, sino el niño que soñaba con volar. Hace días ese niño inocente volvió para quedarse, porque sólo esos ojos pueden ver la belleza de la vida.

Anuncios

El circo de la vida

La vida es un gran circo:

– Los curas son los de la taquilla, que nos vacían los bolsillos.

– Los empresarios son los marabaristas, que manipulan nuestras vidas a su antojo.

– Los periodistas son los trapecistas, que hacen espectáculo del peligro y el dolor.

– Los científicos son los que experimentan con el fuego, como si lo conocieran.

– Los militares son los domadores de fieras hambrientas.

– Los pobres son las fieras domadas, que sólo reciben latigazos mientras el público aplaude entretenido.

– Los ciudadanos como nosotros somos el entretenido y anestesiado público, que aplaude y ríe pase lo que pase en el escenario.

– Los políticos son los payasos, que hacen reír al público para contentarlo y arrancar unos aplausos

– Los héroes son los magos, que cuando parece que ya no queda nada, se sacan un conejo del sombrero y todo arreglado

– los artistas e intelectuales son los músicos, que enmascaran todo el espectáculo bajo alegres melodías que embaucan y apaciguan al público

– Por último los presidentes son los presentadores, que guían al público y hacen funcionar esta compleja máquina para que nadie abandone el circo y el espectáculo nunca acabe.

Me cuesta vivir aquí…

Cada vez resulta más difícil vivir en un país que deja desamparada a su gente mientras corre a salvar a sus bancos derrochones y ansiosos de dinero. Por la calle veo a gente que no llega a fin de mes porque el dinero que le han reducido del sueldo se ha destinado a una panda de ladrones que nunca se ha preocupado ni por España ni por sus habitantes.

Cada vez me resulta más difícil vivir en un país gobernado por ineptos que no conocen los problemas de los ciudadanos a quienes gobiernan. No saben lo que cuesta hacer la compra, ni saben el precio de la luz, ni lo que vale un alquiler ni tampoco lo que vale un billete de tren, metro o autobús; porque ellos  nunca han tenido que echar cuentas para vivir dignamente o viven como si nunca lo hubieran hecho.

Me resulta imposible vivir en un país donde grandes fortunas reciben ayudas agrícolas millonarias mientras los trabajadores del campo malviven por debajo del umbral de la pobreza.

No entiendo cómo es posible vivir en un país que premia al ignorante y apalea al científico, al médico o al profesor  mientras admira profundamente al que solamente habla con gritos y frases incoherentes.

Cada vez me resulta más difícil vivir en un país donde el desempleo se ve como un dato económico y parece que nadie se plantea que detrás de cada parado hay una familia que puede caer en la más absoluta indigencia.

Es horrible pensar que vivimos en un país que se preocupa más porque su equipo de fútbol gane una copa, que por la posibilidad de que sus vecinos, o sus propios familiares se queden en la calle por culpa de los ineptos que manejan nuestro dinero y nuestra política.

Es increíble que desde que empezó la crisis en Europa, todavía nadie haya ido a la cárcel o haya tan siquiera sido juzgado.

Se me cae el alma a los pies cuando oigo casos como en Grecia, donde madres han dejado a sus hijos en guarderías y los han abandonado allí porque no tienen para darles de comer.

Es insoportable vivir en un país con gobiernos que te destripan mientras ellos nadan en la abundancia más absoluta y se atreven a dar lecciones de moralidad y a opinar sobre el positivo panorama que se avecina.

¿con qué cara le puede decir el político al jubilado que cobra 400 euros al mes, que pague sus medicinas mientras le van subiendo la luz, el i.v.a, el gas y le van congelando la pensión? ¿Por qué no le practican directamente la eutanasia? el día que a los que estén en la Moncloa se les pase por la cabeza echar cuentas, nos acabarán diciendo que mejor morirse a los 67 años para así “no perder calidad de vida” a la vez que se sanean las cuentas de la seguridad social. Eso si, habría que morirse sin causar gastos al estado y tras haber pagado religiosamente a los bancos todo lo que le pudiéramos deber y un plus del 500% de nuestros préstamos o hipotecas en concepto de agradecimiento por su infinita bondad.

Cada vez me cuesta más vivir en un país que califica de vándalos a quienes se manifiestan en la calle porque ven que cada día tienen menos derechos y se niegan a aceptar vivir arrodillados y esclavizados por un sistema despiadado y deshumanizado.

Cada vez me resulta más intolerable que la gente hable pero a la hora de la verdad se quede callada y no haga nada por evitar esta situación. Están muy descontentos pero no mueven un dedo por ayudar ni a sus compañeros de oficio, o vecinos, o a ellos mismos.

Me resulta horrible vivir en un país polarizado donde o eres del PP, o eres del PSOE y solamente puedes  apoyar a los de tu partido, ignorando que los partidos están al servicio de todos los ciudadanos, y no nosotros al servicio de los partidos.

No quiero vivir en un país que se va muriendo día tras día bajo la mirada indiferente de quienes llevan las riendas del país y de quienes viven de nuestro sudor, quienes comen de la comida que nos quitan y quienes sacan interesantes beneficios con las viviendas que nos roban por haber dejado de pagar algún mes la hipoteca.

Y a pesar de todo, tengo que estar orgulloso de vivir en el “Primer Mundo”, o de pertenecer a esa maravillosa Unión Europea manejada por esos fríos burócratas que tienen el estómago bien lleno y viajan en avión en primera clase con nuestro dinero.

Tengo que estar muy contento de tener libertad de expresión para decir lo bien que juega España y lo poco que me gusta el calor del verano; porque como escriba de otro tema a un medio de comunicación, ellos se encargarán de manipular convenientemente mi opinión para que no moleste al sistema.

PUES NO!!!!!! No estoy nada contento ni orgulloso!!!!!! Ni de ser español, ni de ser europeo, ni de pertenecer a esta sociedad anestesiada que solamente reacciona ante goles!!!

Y aunque sepa que mi opinión vale lo mismo que la opinión de mi gato, por lo menos alguien leerá esto y durante tres minutos habrá estado pensando en lo que nos rodea en lugar de pensar en el partido de España o en lo bien que juega Rafa Nadal.

Eres tú

Eres tú, desconocido

triste meta, dulce camino
salado mar y dulce río,
donde se funden es donde vivo.
Pasión y paz, dos enemigos
lucha eterna, un sólo vencido;
dolor y luz, al mundo un grito
principio y fin del recorrido.
Inocencia blanca, tiempo infinito
esperanzas rotas, incomprendido.
Buscando el camino estoy confundido
paso hacia atrás es tiempo perdido.
Alma gemela, corazón herido
ilusiones rotas, feliz camino.
Oro encontrado para un anillo
amor sagrado, viene otro grito.
Sudo sangre, penas respiro
vida amarga, sigo el camino;
mirada al frente, espíritu frío
corazón caliente de odio vacío.
Y llegas tú, mi enemigo
me das flores, me das cariño;
pero sé quién eres y a qué has venido
a mojar mis ojos y llevarme contigo.
Eres tú, blanca paz;
eres tú, verdugo mío;
eres mi piedra y yo tropiezo,
eres tú, mi destino.
Óscar Arévalo, 2002.

Se dic de mi… (Por Manuel Cruz)

Se dice de mi…

No, no, tranquilos/as; no empezaré a canturrear la canción del famoso culebrón "Betty la fea" Aunque podría hacerlo, claro, pero vamos a dejarlo y vamos a centrarnos en el tema que voy a redactar para este blog.

Vivimos en un mundo de dimes y diretes, cotilleo por aquí, cotilleo por allá; me ha dicho uno, me ha dicho el otro, que si tal, que si cual, se tergiversan las cosas y luego, claro, llegan los malos "entendidos"

Y despues, señores míos, todo esto se convierte en una gran bola, digámoslo sin tapujos, una gran mentira, que desgraciadamente y desde mi más humilde punto de vista es la enfermedad más terrible y contagiosa del siglo XXI. Todo esto nos conlleva a una serie de cadenas tortuosas, contagiadas de este maldito virus. Quien lo padece, tiene la desgracia de sufrir en sus propias carnes tales injusticias; que ni el mayor de los justicieros podria amparar a esa persona. Señoras, señores… Todo es mentira.

Manuel Cruz.

El jardín de los deseos

· El jardín de los deseos ·

Dulces flores se alzan en un universo verde y húmedo; dulces sueños que recorren el manantial de la vida fundiéndose en el agua que limpia el infinito.

Dime qué sueñas, jardín, dime qué sueñas. En mi reposo quiero acompañarte.

Colores vivos son tus alegrías, tus victorias; y yo, que te observo, quiero explorarte, quiero embriagarme de tu dicha y unirme a ese mundo mágico que tras esa bella imagen se oculta.

Dime qué sueñas, jardín, susúrrame al oído, que nadie más que yo conozca tu secreto, desvélame el misterio que une tu naturaleza con la mía.

Las fragancias de tu voz llegan vírgenes al más fino de los olfatos, el aroma inunda el infinito y yo estoy aquí para sentirlo, estoy aquí, esperando poder entrar en tus dominios, esperando que me des la llave de tu puerta.

Dime qué sueñas, jardín, dime qué sueñas.

"El jardín de los deseos tiene como llave une nombre : el tuyo"

Más Allá de los Sueños

Más allá de los sueños hay un lugar, donde apenas hace falta un segundo para llegar. Un amanecer que en un instante ilumina el mundo, un amanecer que bendice a todo cuanto queda inundado por los rayos del sol, un amanecer que sonríe a cada ser que lo contemple…

Más allá de los sueños se encuentra una verdad. Esa verdad que ha habitado un corazón inseguro, esa verdad que aun estando oculta, es tan real como la misma existencia. Una verdad latente, solamente sacada a la luz tímidamente en los momentos de ensueño, en los momentos donde la mente despoja al alma de todo su ropaje y la deja desnuda…

Más allá de los sueños se respira un olor a miel, un olor dulce y cálido que lo envuelve todo, que arropa y protege lo que encuentra a su paso, que habla a los corazones tristes y les da esperanza…

Más allá de los sueños alzarás la mano y tocarás la suave brisa del universo. Sentirás el sensible tacto de un mundo concebido únicamente para el deleite de los sentidos, acariciarás el espacio que te rodea, que te protege de tus malos pensamientos, que te calma y te tranquiliza…

Más allá de los sueños se oye el tiempo, un suave susurro acaricia el oído con un débil y melódico tic tac. Una lejana melodía recuerda las alegrías pasadas y reconforta el alma; una voz de terciopelo entona una balada que habla de un amor correspondido, de una vida de dicha e ilusión…

Más allá de los sueños el aire sabe a menta, una menta que refresca el mundo de los sentimientos, haciéndolos más reales, más fuertes, más vitales. Esa menta recorre el universo y lo refresca, lo tranquiliza, le da aliento para que nada pueda quebrantarlo, para que sea indestructible…

Más allá de los sueños se abre un mundo de ilusión, donde el alma atormentada encuentra su refugio, donde el cuerpo lastimado cura sus heridas, donde el corazón roto encuentra su consuelo, porque más allá de los sueños un ser te acoge entre sus brazos y mientras te acaricia con ternura, te canta al oído una balada donde te promete amor eterno.

La Voluntad

Una palabra marchita vino a mi mente. Regados con lágrimas quedaron mis sentimientos, que emborrachados de puro gozo, no supieron distinguir de donde procedía la lluvia salada que los empapaba.

La tristeza se abrió camino sabiéndose fuente verdadera de lágrimas, y ocupó mi mundo para gobernarlo en la oscuridad. Sus armas eran lágriams. Sus amenazas hacían provocar el llanto de mis sentimientos, que creyéndose débiles, sucumbieron a la voluntad de la gran tirana de voz fría.

Mi mundo se fue apagando, y cada vez más se oían las amenazas de la tristeza, amenazas que se clavaban como puñales en el corazón de cada sentimiento, haciéndolo más débil.

Así reinó la tristeza, bajo la amenaza de llenar mi mundo por segunda vez de un mar de lágrimas saladas, bajo el yugo de la oscuridad y la condena de la muerte.

El miedo se hizo amigo de la tristeza y juntos formaron una gran alianza. Compartió su maldad con la tristeza y entre ambos dominaron aquellas regiones de mi mundo que todavía el amor regía. Todo fueron tinieblas, todo era oscuridad.

Pero de repente un sentimiento diminuto produjo un destello, y los demás sentimientos se acercaron a ver quén era, mas no lo encontraron. Al poco tiempo vieron un segundo destello y fueron como rayos al lugar donde este minúsculo sentimiento moraba.

“Es la esperanza”, dijeron. Le rodearon todos y con curiosidad aguardaron a que la esperanza diera su mensaje. Así habló:

“Yo no os puedo obligar a que me escuchéis, pues soy pequeña y débil, pero puedo entrar en las lágrimas y hablar con la sal para pedirle que se vaya, y en sulugar puedo decirle al azúcar que entre y lo que antes era una lágrima salada, será una lágrima dulce”.

Todos los sentimientos quedaron asombrados. El benjamín se había convertido en su salvador.

La tristeza vió el tumulto y se acercó, y con amenazas intentó que los sentimientos se dispersaran, pero éstos decidieron hacer caso de la esperanza y se revelaron contra la tristeza. Ésta, al verse sola, llamó a su amigo, el miedo, y ambos comenzaron a hacer que en mi mundo lloviera un gran mar de lágrimas saladas, pero la esperanza habló con la sal y su lugar fue ocupado por el azúcar, con lo que la lluvia más salada se convirtió en la más dulce caricia que jamás un sentimiento había disfrutado.

Viéndose sin poder, la tristeza y el miedo salieron de mi mundo, y en su lugar, como reina de mi existencia quedó la esperanza, que trajo consigo la luz perdida, quedando mi mundo nuevamente iluminado, y haciendo que el destino pasara de ser el más terrible enemigo, al amigo más fiel que mi existencia nunca tuvo.

Una mañana

UNA MAÑANA

 

Una mañana, una brisa de oriente me acarició el rostro. Un aroma salado con alma de tierras lejanas me abrazó y juntos recorrimos el camino que une lo bello con lo sublime.

Una mañana, el sol me saludó saliendo de su gran baño, se levantó poco a poco, radiante, majestuoso, enérgico, deseoso de presidir un nuevo día en lo alto del firmamento, deseoso de ser testigo de todo cuanto en la tierra acontece, deseoso de iluminar un mundo que estaba en penumbras.

Una mañana, un sonido suave agitó mi espíritu, un saludo del mar que se despertaba con el nuevo día, un saludo frío, ligero, con ansias de ser oído y sobre todo de ser sentido; sentido por una alma nacida solamente para disfrutar de ese momento.

Una mañana, el mar se puso a mis pies. Sus aguas se fundieron con mi piel haciendo de mí parte de sí mismo; haciendo que me sintiera dichoso por hacer de mi mundo un paraíso.

Una mañana la arena me miró orgullosa. Orgullosa de acoger a alguien que soñaba con ella, orgullosa de formar parte de la vida de un ser que tanto la amaba, que tanto deseaba salir a su encuentro y que tanto disfrutó de la cita que le regaló el destino.

Una mañana, mi mente quedó vacía. Vacía de tristeza, angustia, dolor; vacía de momentos amargos que pudieran eclipsar el nuevo día.

Una mañana, mi corazón se llenó de paz. Paz que inundó mi existencia, que desbordó mi corazón y llegó a mi mente, que la desbordó y llegó a mi alma, donde se hizo fuerte y me dio esperanza. Esperanza para vivir el primer día de una nueva vida con ilusión, esperanza para esperar del destino más encuentros como ese.

Una mañana, el alba descubrió mi cita con el mar, y con ternura me sonrió, sabiendo que ese era el momento más feliz de mi vida.

Hijos de la Tierra

Elevad vuestras voces y gritad, pues únicamente así conseguiréis vencer el silencio; mirad a vuestro alrededor y moveos, manifestad que estáis dispuestos a luchar por la vida, a luchar por la libertad y por la esperanza; demostrad al mundo que existís, decidle al viento que ningún desafío colmará de miedo vuestro ser, decidle al mundo que la batalla de la vida la ganaréis con vuestro trabajo, con vuestra ilusión, con vuestro aliento y con vuestra fe en el amor humano.

Mostrad al universo que sois dignos de llamaros “hijos de la tierra”, mostrad que vuestro valor es un valor de héroes y que vuestra pasión por la vida os da la fuerza necesaria para vencer todos los obstáculos.

Estad orgullosos de ser frutos del hombre, y a la vez padres del hombre, estad orgullosos de poseer una sangre que sufrió barbarie y salió adelante, porque vosotros sois el futuro de aquellos que derramaron sus lágrimas por este presente, y sois el pasado de aquellos que aún sin haber visto la luz, son nobles y serán los testigos del mañana.

Anteriores Entradas antiguas

Estadística

  • 1,249 hits